Ruinas del anfiteatro romano de Mérida: Ravelo.

Lucha de gladiadores: el deporte de los romanos

Los anfiteatros romanos recuerdan mucho a los estadios de la actualidad

Isabel Arroyo Sauces

Representación de una lucha de gladiadores: RF.

Representación de una lucha de gladiadores: RF.

Dentro de la cultura clásica se estudian la Antigua Grecia y la Antigua Roma, es decir, las civilizaciones que están consideradas la cuna de Occidente. Los griegos fueron los creadores de los Juegos Olímpicos, llamados así porque se celebraban en la ciudad de Olimpia. Allí los atletas competían desnudos en carreras, saltos y lanzamientos, lo que conocemos hoy como atletismo. También participaban en las pruebas de pancracio (disciplina semejante al kickboxing) y carreras de expedición (donde iban armados).

Aunque el concepto del deporte moderno surgió en Inglaterra en el siglo XIX, en la Antigua Grecia y la Antigua Roma ya se practicaban disciplinas similares

En cuanto a los romanos, estos eran muy aficionados a ir por la tarde al anfiteatro a ver lucha de gladiadores. En la actualidad, todavía se conservan ruinas de esta época que, salvaguardando las distancias, recuerdan mucho a los estadios del presente: gradas altas, gradas bajas, palcos, túneles… Se puede decir que en Roma también existía el «deporte nacional».

Cómo eran las luchas de gladiadores

Ruinas del anfiteatro romano de Mérida: Ravelo.

Ruinas del anfiteatro romano de Mérida: Ravelo.

Las luchas de gladiadores se celebraban en el anfiteatro, concretamente en una superficie de arena de 64’5×41’2 metros (eje mayor y eje menor). En el centro, había una gran fosa de arena cubierta con una tarima de madera.

Las luchas de gladiadores se practicaban en pareja o en grupo y el árbitro podía utilizar una vara

Estas peleas podían ser o bien duales o bien grupales. Como ocurre con los deportes actuales, en la lucha de gladiadores también existía la figura del árbitro, el cual aplicaba las reglas del juego y, si era necesario, utilizaba una vara. El duelo comenzaba con los jinetes a caballo y los combates estaban divididos por armas y experiencia de los gladiadores. La música se utilizaba para marcar las fases del espectáculo.

Acceso al anfiteatro romano de Mérida para ver la lucha de gladiadores: Ravelo.

Acceso al anfiteatro romano de Mérida para ver la lucha de gladiadores: Ravelo.

En los estadios actuales, las gradas medias y superiores son más baratas. En los anfiteatros, esos asientos los ocupaban pobres y esclavos. A diferencia de lo que pueda creer la gente, las mujeres podían acceder sin problemas a la lucha de gladiadores y tenían permitido estar sentadas al lado de los hombres, cosa que en el teatro no podían hacer.

En los anfiteatros romanos, hombres y mujeres se sentaban juntos para ver los combates

En la época de los romanos, existían hombres con vocación de gladiadores, los cuales hacían del combate su forma de ganarse la vida. Otros no, simplemente, eran esclavos, prisioneros de guerra y delincuentes condenados a luchar en la arena.

Unos hombres tenían vocación de gladiadores, otros estaban condenados a luchar en la arena

Igual que ocurre con los toreros, los gladiadores vencedores también salían por su particular puerta grande. Como anécdota, los gladiadores también seguían una dieta especial para ellos donde abundaba la carne, la cebada y las alubias con el objetivo de rendir más en la arena. Para fortalecer los huesos, tomaban infusiones con cenizas de hueso y madera. Y como la comida es la gasolina del cuerpo, la noche antes del combate se pegaban un festín.

Evidentemente, en la lucha de gladiadores en los anfiteatros romanos se hacían cosas que hoy día vemos una barbaridad. Quién sabe dentro de 2.000 años qué le resultará a la gente escandaloso de lo que en la actualidad está considerado normal. Lo que no hay duda es que la época romana dejó legado para nuestros días y viendo los anfiteatros, uno puede establecer la relación entre el pan y circo de entonces y el pan y circo de ahora.

@ravelodeporte

 

No hay comentarios

Publicar un comentario