Once tituar de España en el Mundial contra Zambia: RFEF.

No las llames chicas: ¿Por qué?

Isabel Arroyo Sauces

Once tituar de España en el Mundial contra Zambia: RFEF.

Once tituar de España en el Mundial contra Zambia: RFEF.

La selección española femenina de fútbol se tuvo que reivindicar después del Mundial. ¿Por el caso Rubiales? Creo que eso es sólo la punta del iceberg. Ha habido muchas especulaciones, pero ellas  van por otro camino: hablan mucho de que necesitaban cambios estructurales.

La lucha de la selección consiste en hacerse respetar en la RFEF

En palabras de Alexia Putellas: «Se están diciendo auténticas burradas, pero nosotras somos profesionales. Cuando empieza el entreno, intentamos dar lo mejor de nosotras y mejorar y cuando empieza el partido también. Tolerancia cero ante lo que todo el mundo vio y tolerancia cero hacia las cosas que no se han visto porque no eran en directo y que no se pueden hablar porque hay un juicio abierto y luego también, cambios estructurales que durante décadas, el fútbol femenino no ha estado en la lista de prioridades. Por ejemplo, preparando la clasificación de la Eurocopa, el miércoles teníamos que hacer el entrenamiento oficial allí y teníamos que coger un avión a las tres de la mañana. Ejemplos como ese durante mucho tiempo repetidos. En un torneo en el mes de febrero antes de la Eurocopa, juegas contra equipos de alto nivel. Ya sabemos cómo es el fútbol, que los detalles pueden marcar la diferencia, pero ya no partías con las misma condiciones porque ellas se movían en avión entre sede y sede y tú te tenías que chupar seis horas de autobús».

Según Alexia, hay partidos donde se habrían podido hacer las cosas mejor pero no fue así porque la RFEF no les dio las mejores condiciones

A ver, yo creo que la federación ha tomado siempre a las futbolistas por el pito de un sereno y hay cositas que yo he comprobado de primera mano. Es posible que al equipo femenino siempre le faltara nivel para tener autoridad y exigir respeto y las condiciones como Dios manda. Ahora es distinto: ahora son campeonas del Mundo. A estas chicas hay que respetarlas. Perdona, Isa, ¿has dicho «chicas»?

No las llames «chicas»: ¿Por qué?

Danae Boronat con lus libro "No las llames chicas, llámalas futbolistas": Agencias.

Danae Boronat con su libro «No las llames chicas, llámalas futbolistas»: Agencias.

En 2021, Danae Boronat publicó un libro llamado No las llames chicas, llámalas fútbolistas. No era la primera que alguien decía que el término chicas las infantiliza y que chicos no se utiliza en el masculino. Yo no las llamo chicas, pero no por nada, sino porque en el sitio de donde soy y con mi acento, este término se utiliza muy poco. Sin embargo, hay otras partes de España donde esta palabra se usa de forma muy común y nadie lo dice con malas intenciones. De hecho, hay periodistas y youtubers que las llaman chicas y se han visto la liga femenina de cabo a rabo. En fin, la ofendiditis de hoy en día.

No las llames chicas. ¿Por qué? Porque eso representa la ofendiditis de hoy en día

Señores, no vamos a mejorar las condiciones de trabajo con el lenguaje. Si queremos resolver los problemas del fútbol femenino de nuestros días, hay que tener un organismo como Dios manda, las futbolistas tienen que contar con buenos campos (que no todos los equipos de Primera los tienen) y buenas estructuras y hay que aprovechar el tirón del Mundial para seguir mejorando. Porque estamos viviendo la mejor generación del fútbol femenino de nuestra historia.

Hubo otras que no fueron chicas, fueron niñas

Las Niñas de Oro fueron homenajeadas en Badajoz, ciudad de Nuria Cabanillas, 20 años después de haberse proclamado campeonas olímpicas: Foto cedida por Marisa Mateo.

Las Niñas de Oro fueron homenajeadas en Badajoz, ciudad de Nuria Cabanillas, 20 años después de haberse proclamado campeonas olímpicas: Foto cedida por Marisa Mateo.

Los 90 fueron otros tiempos donde la sociedad tenía la piel más dura y para ofender a la gente, había que clavarles una espada en el corazón porque todo lo demás lo resistían sin despeinarse. En Atlanta 96, el conjunto español de gimnasia rítmica se proclamó campeón olímpico. A esa generación se le conoce como Niñas de Oro. ¿Niñas por qué? Porque en este momento, todas tenían entre 15 y 16 años. Ahora tienen más de 40 y se les siguen llamando igual. Y ellas tan orgullosas, Aquí no se ofende nadie.

Las Niñas de Oro pelearon por cambiar el paso de la élite a la retirada

Por cierto, si las jugadoras de la selección insisten en que quieren dejarle a las próximas generaciones unas condiciones más dignas, las Niñas de Oro en su día también hablaron. Y es que las gimnastas dieron que hablar cuando le hicieron saber a la opinión pública que ellas se prepararon para ser campeonas olímpicas y una vez retiradas, si te he visto, no me acuerdo. Y es que no puedes dejar de la mano de Dios a una criatura que lleva entrenando desde que le salen los dientes pegarse ese choque tan brusco con la vida real. Ahora se hacen procesos de transición, pero todavía queda mucho por mejorar. Nadie le puede quitar la palabra ni a las niñas ni a las chicas. Que hablen ellas.

@ravelodeporte

 

No hay comentarios

Publicar un comentario